Inicio Facebook Twitter Rss Agregar a Favoritos Contacto

www.reumatologia.org.ar

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
Información para Pacientes
Otras afecciones frecuentes
 

Infórmese sobre el lupus eritematoso sistémico, la artrosis, la fibromialgia, la gota y la espondilitis anquilosante.


·
El lupus eritematoso sistémico (también denominado SLE o lupus) es una enfermedad inflamatoria crónica que puede afectar la piel, las articulaciones, los riñones, los pulmones y el sistema nervioso, así como también otros órganos del cuerpo. Los síntomas más comunes incluyen artritis y erupciones en la piel, que generalmente se acompañan de fatiga y fiebre.
 
El curso clínico del SLE varía de leve a grave y generalmente implica períodos alternados de remisión y recidiva. El lupus afecta 10 veces más a mujeres que a hombres. El tratamiento depende del tipo y de la gravedad de los síntomas que se presentan y debido a su naturaleza compleja, el lupus requiere tratamiento por parte de un reumatólogo y la participación activa del paciente en el mantenimiento de su salud.
 

· La artrosis es una enfermedad que afecta las articulaciones, en la cual se produce un desgaste del cartílago articular, produciendo dificultad en la marcha y deformaciones en dicha articulación. Representa la segunda causa de incapacidad permanente, después de las enfermedades cardiovasculares.
 

· La fibromialgia es un síndrome reumático común que indica dolor diseminado en tejidos fibrosos, músculos, tendones y otros tejidos conectivos, ocasionando dolores musculares sin debilidad. La causa de este trastorno es desconocida, aunque es un problema crónico que puede aparecer y desaparecer por años.
 
La fibromialgia hace al paciente sentirse cansado y causa dolores musculares y "puntos sensibles". Los puntos sensibles son en el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos o las piernas, que duelen al tocarse. Las personas con fibromialgia pueden tener otros síntomas, como dificultades para dormir, rigidez matutina, dolores de cabeza y problemas con el pensamiento y la memoria.
 
Cualquiera puede tenerla, pero es más común en las mujeres de mediana edad. Las personas con artritis reumatoidea y otras enfermedades autoinmunes tienden particularmente a desarrollar fibromialgia. No existe una cura para la fibromialgia, pero las medicinas pueden ayudarlo a controlar los síntomas. Dormir lo suficiente y ejercitarse también puede ayudar
 

· La gota es una forma común y dolorosa de artritis. Produce hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones. Ocurre cuando se acumula ácido úrico en la sangre. Esto sucede si el cuerpo produce demasiado ácido o éste no se elimina adecuadamente, o si se consumen demasiados alimentos con purinas, tales como hígado y legumbres secas.
 
La pseudogota tiene síntomas parecidos y a veces se confunde con la gota. Sin embargo, es causada por fosfato de calcio y no por ácido úrico. Con frecuencia, la gota ataca primero el dedo gordo del pie, también puede atacar los tobillos, los talones, las rodillas, las muñecas, los dedos y los codos. Una persona tiene más posibilidades de tener gota si: es de sexo masculino, tiene antecedentes familiares de gota, o consume alcohol.
 

· La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis de la columna vertebral. Provoca hinchazón entre las vértebras, que son los discos que forman la columna vertebral, y las articulaciones entre la columna y la pelvis.
 
Es una enfermedad autoinmune, lo cual significa que el sistema inmunológico, que normalmente protege el organismo de las infecciones, ataca los tejidos de su propio cuerpo. La enfermedad es más común y más grave entre los hombres. Suele ser hereditaria. Los síntomas prematuros incluyen dolor y rigidez en la espalda, estos problemas suelen empezar justo después de la adolescencia o al inicio de la vida adulta.
 
Con el tiempo, la espondilitis anquilosante puede fusionar sus vértebras y limitar los movimientos. Los síntomas pueden empeorar, mejorar o desaparecer. La enfermedad no tiene cura, pero las medicinas pueden aliviar el dolor, el edema (hinchazón) u otros síntomas. El ejercicio también puede ayudar.


Fuente:
Diario La Prensa, Sección Ciencia y Salud

Image
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información Institucional . Servicios . Directorio de Socios . Actividades Científicas
Publicaciones . Investigación . Becas . Galería de Fotografías . Enlaces Relacionados
Desarrollado por:
Callao 384 Piso 2 Dto 6, CABA, Buenos Aires, Argentina. (C1022AAQ)
Tel: (+54 11) 4371-1759/1643